Comunicación estratégica

La Lio - Comunicación estratégica

La Planificación de la Comunicación es un proceso que no puede dejarse al azar ni a la intuición o imaginación de cualquier persona.
Comunicar sin unos objetivos ni una planificación no sirve de nada.

Realizar una correcta planificación de la Comunicación implica un proceso analítico y metódico del que se deducirá una elección racional de los objetivos a alcanzar y una selección de las posibles alternativas de actuación que podrán seguirse para lograrlos.

Con una correcta comunicación estratégica, se pueden conseguir una mejora de la imagen de una marca, compañía o producto, aumento de ventas y buena reputación.

Nuestro proceso de trabajo en comunicación estratégica es el siguiente:

  • Análisis de situación

    En primer lugar, recogemos información relevante de la compañía que afectará a la hora de realizar el Plan, tales como: Misión, Visión y Valores de la organización. En el caso de que no estén definios, ayudaremos a definirlos.

    Seguidamente, estudiamos todos aquellos factores que pueden influenciar en la política de comunicación: entorno, competencia, tendencias macroeconómicos, legislación, comunicación interna y clima laboral.

    Con este análisis plantearemos:
    - Análisi DAFO
    - Diferents targets (públicos objetivos) a los que atacar y sus características.

  • Definición de Objetivos

    Un a vez conocido el punto de partida y a quien nos dirigiremos, debemos establecer donde queremos llegar, es decir los objetivos a conseguir.

    Los cuales se establecerán por orden de prioridad de la compañía.

  • Selección del Eje de Comunicación

    En esta etapa determinaremos con la compañía, los mensajes básicos a transmitir a cada uno de los públicos objetivos, en cuanto a forma y tono.

  • Plan de Comunicación

    En primer lugar realizaremos la arquitectura del Plan de Comunicación. Una vez aprobado se realizará el desarrollo de los diferentes planes según el target al que vayan dirigidos

    Además se establecerá un calendario de actuación y se determinarán los recursos necesarios: materiales, humanos y económicos.

  • Ejecución del Plan

    Es muy importante la implementación del Plan, considerando aquellos puntos clave que se han definido en las etapas anteriores: objetivos, públicos a los que se dirige, mensajes a transmitir, medios y soportes a utilizar, recursos a aplicar y expectativas a crear con la estrategia de Comunicación.

  • Supervisión y Control

    Todo Plan debe llevar incorporados aquellos indicadores que permitan detectar las desviaciones que se produzcan como consecuencia de las modificaciones, no previstas, en el Entorno o en las audiencias principalmente.

    Además, debe tener establecidos los posibles sistemas correctores que reconduzcan a la consecución de los objetivos a alcanzar y que permitan superar las posibles situaciones de crisis que puedan surgir.

    En el Plan de Comunicación es importante controlar, de forma permanente durante todo su desarrollo, la evolución de la Imagen Corporativa de la Organización, así como el grado de conocimiento de la misma, tanto espontáneo como sugerido, y el nivel de satisfacción con la estrategia de Comunicación implantada.

  • Marketing del Plan

    Una vez que el Plan está definido, es necesario “venderlo” a los directivos implicados en su desarrollo y a los públicos, externos e internos, interesados en el mismo. De ahí la conveniencia de proceder a hacer reuniones con directivos, en donde se les explique las líneas maestras del Plan y sus objetivos e implicaciones.